La ventilación y el ahorro energético en el CTE

Si estáis pensando en renovar vuestra vivienda, tenéis que tener en cuenta que el Código Técnico de Edificación exige en su apartado de salubridad una ventilación dentro de cualquier vivienda. Para ello, el código propone dos opciones: la tradicional, a través del sistema de apertura fija de la carpintería o la incorporación de un sistema de ventilación automática.

cambiar ventanas

 

Kömmerling y la ventilación en los hogares

Si la segunda opción es por la que os decantáis, una de las alternativas es el aireador Köclimat, un dispositivo específico de Kömmerling para este fin. Como exige el CTE, éste se incorpora a 1,8 m –como mínimo-y está situado en la parte superior de la carpintería y por el interior, el perfil Köclimat permite el paso de aire del exterior sin que la ventana pierda propiedades acústicas o térmicas.

Este aireador funciona con la ventana cerrada a través de una trampilla basculante. Si entra un exceso de aire, la trampilla cerraría el paso. Además, este aire fresco sale por el lado interior a través del perfil de compensación de presiones.

Una de las ventajas si optas por esta alternativa es que es compatible con todos los sistemas de ventanas y puertas Kömmerling y se puede montar a posteriori. Además, son invisibles cuando la ventana está cerrada, algo estéticamente muy importante.

Además de cumplir con las exigencias del CTE, su vivienda mantendrá el confort que desea, prevendrá problemas de condensaciones y contribuirá con la sostenibilidad medioambiental al tiempo que ahorrará energía y dinero, dos cuestiones muy a tener en cuenta a la hora de decidirse por algo tan importante para su vivienda.

Con este tipo de soluciones para que los profesionales y usuarios puedan adaptar la renovación de edificios al nuevo CTE, Kömmerling vuelve a mostrar su compromiso con el futuro y la sostenibilidad gracias a sus perfiles de PVC, fabricados con una materia prima de alta calidad denominada Kömalit Z, a los que diferentes estudios han atribuido los mejores niveles de transmitancia térmica y estanqueidad, dos puntos clave para el ahorro energético de la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *